Para realizar masajes a la pareja no necesitas un curso ni una especialización, sólo ganas y deseo, sensualidad, recorrer el cuerpo con los dedos y la ayuda de aceites para que deslicen con facilidad, mirar el cuerpo de tu pareja con deseo y disfrutar del proceso, porque tú también ganas.

EL masaje es una excelente manera de mimar a la pareja y de recrear tu vista y el tacto. Si dejas correr la imaginación, un masaje no se convertirá en una tarea rutinaria y aburrida, sino en el deleite y placer, en donde el despertar de los sentidos les puede llevar a relaciones cada vez más íntimas y entretenidas.

Lo primero que debes identificar es las partes del cuerpo preferidas por tu pareja y en donde la sensibilidad se incrementa. Para algunos será la espalda, la cual se puede recorrer lentamente variando de menor a mayor fuerza. Para otros será el cuello, la cabeza y la parte que circunda las orejas. Mientras das el masaje puedes acompañar la actividad con una música suave que incentive la imaginación y el relax.

Todo el cuerpo, literalmente de los pies a la cabeza, cuentan con zonas erógenas y más sensibles, las cuales deberás descubrir a través de las manos y todos tus sentidos, las cuales se dispondrán con o antenas receptoras para detectar los lugares en donde el placer se incrementa o no disminuye. Si a tu pareja le gusta algo, ¿por qué no mimarla?
La ventaja de los masajes es que se pueden realizar en cualquier lugar y momento, no necesitas equipos ni herramientas especiales, porque sólo tus manos y dedos, e incluso los pies, se convierten en el único medio capaz de despertar excitación, relajación, descanso, amor, y preparación para luego hacer el amor.

Sin embargo, también podrías incluir en tus episodios de masajes, alguna escapada romántica. El paladar se puede despertar con suculentos manejares y uno que otra copa de vino o champaña. La vista es la más consentida porque se incentiva al ver el cuerpo desnudo de tu pareja. Para el olor bastaría un perfume o una loción finamente seleccionada. El tacto será el ejecutor maestro de esta sinfonía a través del masaje.

El entorno y ambiente son acondicionadores para el masaje y mimar a tu pareja. Una luz tenue, la ubicación cómoda para que el cuerpo se relaje, el uso de aceites aromatizados, las frutas como las fresas y las uvas que siempre son jugosas y dulces, mirarse mutuamente y compartir sin presión de tiempo cada uno de los momentos como si fueran infinitos.

Los masajes en pareja no son rituales en donde una persona los realiza activamente y la otra se dedica a quedarse pasiva e inactiva. El ideal es que ambos participen, se den mutuas caricias, se hablen al oído, compartan e intercalen la actividad para que el beneficio sea mutuo y placentero. Les invitamos a que utilicen el recurso del masaje con mucha frecuencia y sin rutinas estandarizadas, para que la creatividad e imaginación aflore en beneficio de la relación íntima y de la pareja.

La ciencia nos respalda: El sexo es uno de los ejercicios más completos de la historia, pues involucra el funcionamiento de alrededor de 500 de nuestros músculos.

En una sesión ardiente de media hora con tu chico puedes llegar a quemar hasta 200 calorías, similar a lo que puedes lograr en el mismo lapso en una clase de spinning o zumba.

Incluso hay expertos que aseguran que los beneficios de una buena relación sexual son equiparables a los que se obtienen si practicas aeróbics, natación o futbol.

Esto se explica porque la euforia y el bienestar que experimentas cuando disfrutas el sexo obedecen a la liberación de endorfinas, las cuales funcionan como neurotransmisores que provocan el mismo efecto que la práctica deportiva.

Y no sólo tu cuerpo se ve beneficiado con la práctica asidua, si no que el sexo también te brindará tranquilidad y relajación y puede ayudarte a vencer trastornos del sueño, como el insomnio. Se ha comprobado que es un tranquilizante más efectivo que el válium.

Si cuidas tu corazón del colesterol, entonces también debes saber que los encuentros pasionales dos veces por semana te ayudan a reducir en 50 por ciento las probabilidades de sufrir un ataque cardiaco, según un estudio de la Queen's University de Belfast (Irlanda del Norte).

En tanto, la revista British Medical Journal publicó que los varones que tienen más sexo logran menos proclividad a sufrir enfermedades degenerativas.

El sexo incrementa el aporte de oxígeno a las células de nuestro organismo, estimulando la actividad de los órganos y del sistema digestivo, respiratorio y reproductor.

Y mientras estás con tu galán no te olvides de los besos, los dos pueden ahorrarse mucho en dentista pues la saliva del otro limpia los dientes y disminuye los niveles del ácido que debilita el esmalte.

¡Vaya!, si quieres más razones para darte rienda suelta, resulta que tu sexualidad está íntimamente ligada a tu belleza, porque en cada acto produces estrógenos, la hormona sexual responsable de la salud de tu piel y tu cabello.

Cuanto más sexo practiques, incrementas tus posibilidades de más encuentros. Si tu cuerpo es muy activo sexualmente produce mayor cantidad de feromonas, hormonas sexuales que atraen y excitan al sexo opuesto.

www.cosmoenespanol.com/amor-y-sexo/love-tips/12/09/28/tu-cama-tu-gym/